El “sargento” García asciende de rango

El "sargento" García asciende de rango

“¿García? ¿Ese quién es? A quien necesitaríamos es más bien al Zorro”, dijo al principio de la temporada un apasionado seguidor del Roma al que le había estropeado las vacaciones la euforia de los tifosi del Lazio tras su victoria en la final de la Copa de Italia. Unas semanas más tarde, el francés Rudi García, apodado “sargento”, se ha convertido en un predilecto de Testaccio, el barrio popular feudo de los más fervorosos hinchas del equipo. Su balance: ocho partidos y otras tantas victorias, una de ellas en el clásico (2-0), mejor ataque (20 goles a favor) y mejor defensa (uno en contra). En Roma se coronaron emperadores por menos.

Cuando fichó el pasado verano, Rudi García era consciente de que el club había barajado otras opciones para el banquillo. Sin embargo, asumió su cargo con entusiasmo. Ya en su presentación, dejó huella al expresarse con soltura en un italiano que acababa de aprender, pero elaborado: “Lo hice, sobre todo, por respeto a los tifosi. Cada detalle importa”, señala ahora García, que a su llegada quedó sorprendido por el ambiente negativo que rodeaba a la entidad. “No me gustó. Lo que necesitábamos era lo contrario, confianza. No me gusta que se critique a un jugador ni a mi equipo. Si tengo algo que decir lo digo, pero los trapos sucios se lavan en casa”.

Así, lo primero que hizo fue dedicar tiempo a transmitir su mensaje, a ganarse la confianza del vestuario y explicar su proyecto de juego, un esquema bastante ofensivo basado en un 4-3-3: “Enseguida lo respaldaron”, asegura. “Son jugadores inteligentes, que tienen una cultura de trabajo excepcional. Comprendieron inmediatamente lo que esperaba de ellos”.

Sin sobresaltos en el mercado de fichajes
Al mismo tiempo, estableció una relación de complicidad con el capitán, Francesco Totti, alma del equipo y cuyo más mínimo gesto es interpretado al instante. “Francesco es una leyenda que sigue escribiéndose. Es un jugador que no ha faltado a un solo entrenamiento desde mi llegada. No pide ningún privilegio. Y es un jugador de gran humildad, como ocurre entre los más grandes. Es el futbolista más grande que he tenido nunca a mi disposición”.

La tercera fase de la operación de reactivación de García fue el mercado de fichajes, que benefició al equipo. Con las salidas de Maarten Stekelenburg, Pablo Osvaldo, Erik Lamela y Marquinhos, financió la incorporación de hombres confirmados, como Mehdi Benatia, Maicon, Morgan De Sanctis, Gervinho (al que ya había entrenado en el Lille, y que ha recuperado el nivel de entonces) y, especialmente, el centrocampista de enganche Kevin Strootman. “Había varios clubes interesados, pero García me llamó y me gustó su discurso”, explica el nuevo fenómeno neerlandés, que forma un mediocampo de lujo junto con Miralem Pjanic y Daniele De Rossi.

Porque García también consiguió convencer a De Rossi, otro “romano del Roma” para que se quedase en la capital italiana a pesar de los cantos de sirena procedentes de la Premier League. “Este año, el equipo sabe adónde va, porque el entrenador prepara los partidos hasta el último detalle”, señala De Rossi, de nuevo un trabajador incansable.

Objetivo: la recta final
Pero donde más se ha notado la mano de García es al recordar la plena vigencia de algunas viejas reglas del fútbol, como “defender todos juntos, en todos los rincones del campo, para no recibir goles”. Y en ese apartado, la pareja de centrales formada por Benatia y Leandro Castán no tiene nada que envidiar a la de planteles más prestigiosos.

A los que creen en el milagro tras dos temporadas de purgatorio fuera de los puestos de cabeza de la tabla, García responde, sonriendo, que se ha limitado a “poner las cosas en su sitio”. Con ocho triunfos consecutivos, el Roma de Totti iguala al Juventus de Platini, aunque la meta es volver a Europa. “Los favoritos para el Scudetto siguen siendo Juventus y Nápoles”, asegura el entrenador francés, ganador del doblete de liga y copa de su país en 2011. “Pero quizás nosotros podamos aspirar a disputar la recta final por el título con todos esos equipos”, admite tímidamente, dejándose llevar por el fervor que impera.

En su noveno compromiso de la temporada, este 27 de octubre en Udine, el Roma estará privado de su gladiador Totti, lesionado. Aun así, los Giallorossi disponen de recursos suficientes, a las órdenes de un “sargento” García que acaba de ser proclamado emperador.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

You may use these HTML tags and attributes: <a href="" title=""> <abbr title=""> <acronym title=""> <b> <blockquote cite=""> <cite> <code> <del datetime=""> <em> <i> <q cite=""> <strike> <strong>